viernes, 21 de noviembre de 2014

TODA UNA HEROÍNA: LA MUJER MARAVILLA

Un día una mujer que considero especial me habló de una verdadera heroína, la mujer maravilla.
Siempre he tenido una cierta perversión por asociar a ciertas personas, con las que me une apenas una circunstancia espacial o un desapego natural, con actitudes propias de algunos comics de ciencia ficción. 
Me permitiréis la licencia que el escritor requiere para "colgarse" y dejar volar su inspiración dejando lo divino y lo humano para adentrarse en una esfera particular, sin que eso requiera de ninguna alabanza ni lo dote de un atractivo especial. 
Lo mismo pasa en nuestro actual panorama social que hace que un día relacione a algún político, como Rajoy con el hombre de acero, por su fe ciega en las leyes o a Mas con el guerrero del antifaz, por su lucha titánica de convertir mi Cataluña natal en su Itaca personal. 
Mi extraña relación con los comics es algo más bien intuitiva y paranormal, la misma que necesita dotar de poderes sobrenaturales a alguien, para convertirlo en ese alguien inmortal. 
Óbviamente, la única razón de todo este relato no ha sido otra que reconocer que hay personas del presente que no merecen más reseñas y otras, a las que cada día invitamos a llenar páginas de nuestro futuro, dándoles las gracias por existir.